CHILALPA DE ÁLVAREZ, Gro., 15 de septiembre de 2014.- A un año de la devastación que provocaron en gran parte del estado la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid, con decenas de personas muertas miles de damnificadas por la destrucción de casas –principalmente por inundaciones y deslaves–, existe retraso en las obras de reconstrucción y construcción de viviendas y reubicación de comunidades afectadas en la mayoría de los casos, pese a que el gobierno federal afirma que hay avances.

Sólo en el poblado nahua de Xicaixtlahuac, ubicado a unos 80 kilómetros de la cabecera municipal de Chilapa, en la Montaña Baja, se encuentran 450 familias que hace un año perdieron sus casas y debieron salir de San Marcos Majada de Toro, junto con 2 mil habitantes. En Xicaixtlahuac construyeron viviendas improvisadas y sus hijos estudian en toldos que con frecuencia se los lleva el viento.

El indígena Pedro Reynoso Martínez, gestor de la comunidad, recordó que del 13 al 15 de septiembre de 2013 las lluvias destruyeron sus viviendas y produjeron grietas en el suelo. Ya no podíamos vivir en San Marcos, y por eso nos vinimos, porque los ingenieros dijeron que si nos quedábamos corríamos muchos riesgos. Todas las cosechas de maíz y frijol se perdieron.

Afirmó que el gobierno les prometió edificar 317 casas en Xicaixtlahuac; sin embargo, el ingeniero Germán Oteyza dijo que la constructora Oro sólo entregará 181 viviendas, cuando hay más de 450 familias afectadas.

Lo peor, agregó, es que no se ha terminado de construir una sola casa de las primeras ocho de la primera etapa; tampoco se ha iniciado la edificación del kínder, la primaria y la telesecundaria.

El comisario municipal de San Marcos Majada de Toro, Francisco Bruno Carbajal, con un castellano entrecortado, reprochó que a un año de la contingencia no ha habido mucho apoyo del gobierno y no tenemos dónde escondernos cuando llueve. Indicó que en San Marcos permanecen 30 familias que rechazaron trasladarse a Xicaixtlahuac.

El profesor bilingüe Jesús Rey, de la telesecundaria Francisco I. Madero, comentó que a un año del paso de Manuel e Ingrid no se ha construido la escuela y por si fuera poco no hay pizarrones en las aulas para los más de 110 alumnos, atendidos por seis maestros.

Manifestó que la verdad esto de la reforma educativa no funciona; aquí por ejemplo no hay señal de Edusat, ni contamos con televisores, y lo esencial: no hay aulas. Mencionó que San Marcos sí contaba con instalaciones, pero protección civil dictaminó que no era habitable el poblado.

Otro profesor de la comunidad, Santos Mojíca, explicó que el pasado 16 de agosto la Secretaría de Educación en Guerrero envió 14 carpas y seis sanitarios portátiles para 600 alumnos de prescolar, primaria y telesecundaria.

No obstante, el docente se quejó de que no les han informado cuándo iniciarán las obras de edificación del centro de educación prescolar Ignacio Zaragoza, la primaria Texcatlipoca y la telesecundaria. Ya giramos oficio al alcalde de Chilapa, Francisco Javier González e incluso a Angélica Rivera (esposa del presidente Enrique Peña Nieto), subrayó.

(Información de La Jornada)