CHILPANCINGO, Gro., 8 de abril de 2015.- Decenas de personas que tienen familiares internados en el Hospital General Raymundo Abarca Alarcón de Chilpancingo se manifestaron en el acceso principal para echar atrás el nuevo reglamento interno que el director general, Carlos Juárez Monroy, pretende implementar. Aseguran estar recibiendo un trato inhumano por parte de los directivos de este lugar.

 

Los agraviados son personas de todo el estado que tienen gente internada en el hospital, ellos están pidiendo que este nuevo reglamento no se implemente, pues aseguran que no los dejan ingresar a la explanada principal del hospital general mucho menos para entrar al baño a hacer sus necesidades biológicas.

 

Según la declaración de los afectados, este nuevo reglamento se impone después de los recientes hechos de violencia que se han registrado en las cercanías del hospital, pues allí se han resguardado presuntos delincuentes y están siendo atendidos policías.

 

La molestia se externa en el momento en que los guardias de la empresa Jobamex impiden el paso a la gente de manera prepotente.

 

“No somos delincuentes, estamos aquí por necesidad y porque tenemos un enfermo. Estamos dispuestos a que nos revisen si es necesario para poder ingresar”, declararon los manifestantes.