CHILPANCINGO, Gro., 26 de marzo de 2014.- Padres de familia del Centro de Atención Múltiple (CAM) de la Colonia Viguri denunciaron que el domingo por la noche los vecinos del lugar entraron a las instalaciones de la escuela y realizaron actos vandálicos.

En rueda de prensa, informaron que por esta razón acudieron a la agencia del Ministerio Público a presentar la denuncia correspondiente, de la que derivó la averiguación previa BRA/SC/05/0692/2014.

Explicaron que actualmente la escuela para niños con capacidades diferentes está en proceso de expansión, por lo que se construye un edificio con cuatro talleres de formación para el trabajo.

La ampliación se realiza en un predio que el Gobierno del Estado donó a la institución durante el mandato de René Juárez Cisneros, lo que se publicó el 12 de febrero de 2002 en el Diario Oficial del Estado.

La presidenta del Comité de Padres de familia del CAM, Erendina Monroy Zanabya lamentó que los vecinos de la colonia asuman actitudes violentas y se inconformes con la expansión de la escuela para niños especiales, ya que por decreto gubernamental, el predio pertenece a la institución y se encuentra dentro de su cerco perimetral.

Recordó que en el 2001, Protección Civil (PC) estatal emitió un dictamen en el que recomendaba a los docentes evacuar el edificio escolar, que estaba a punto de desplomarse.

Desde entonces, los padres de familia y docentes del CAM realizaron varias gestiones para conseguir los recursos necesarios y construir otro edificio en el predio que les donó el ahora ex gobernador.

Sin embargo, los vecinos de la colonia Viguri alegan que el predio forma parte de un área común, motivo por el cual la semana pasada bloquearon por cinco horas la calle principal y en varias ocasiones han detenido los trabajos de construcción.

La última acción de los vecinos ocurrió presuntamente la noche del domingo; cuando los padres de familia llegaron a la escuela el lunes por la mañana se percataron de que algunas zonas que estaban siendo construidas fueron dañadas, pedazos de concreto fueron despegados del suelo, además habían realizado pintas en los muros y material como grava y cemento estaba regado.

Tras estos hechos, los padres de familia del CAM se organizaron para realizar guardias y evitar que los vecinos del lugar nuevamente impidan los avances de la construcción.

También exigieron la intervención de las autoridades, pues temen que sus hijos sufran alguna agresión por parte de los vecinos inconformes.

En el predio en disputa se construyen cuatro talleres de formación para el trabajo, que beneficiarán a 48 niños con capacidades diferentes.

El centro educativo atiende a 120 niños especiales y es el único en la capital que ofrece talleres de formación para el trabajo.