MÉXICO, DF, 9 de enero de 2015.- Como un recordatorio sobre la desigualdad económica que prevalece en el país, calificó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, aunque no mencionó el hecho como tal, en el marco de la presentación de una ponencia sobre los beneficios de las reformas estructurales ante investigadores del ITAM, publica La Jornada.

“Íbamos muy bien y en septiembre nos despertaron con un elemento que en el sistema de planeación no estaba al cien por ciento conceptualizado. Ese elemento no es una novedad, es un recordatorio que este país ha tenido un crecimiento desigual, que no es la primera vez que se apunta desde el punto de vista de los analistas económicos, de la naturaleza de los dos México”, dijo el funcionario.

Añadió que los inversionistas extranjeros conocen las diferencias del país, saben dónde invertir y “no les tiembla la mano”.

“A los señores que conocen este país, saben dónde pueden meter su dinero con la calidad de gobernanza y de seguridad necesaria. El problema es que para el Presidente de la República no es sostenible gobernar un país que prácticamente son dos países en uno. El garantizar las condiciones de justicia, seguridad y de oportunidades para todos los mexicanos es un compromiso que tenemos que tener permanente, porque no es posible ni es sostenible seguir temiendo esas disparidades en un mismo territorio”, señaló.

Si bien dijo que “la realidad de esos dos Méxicos nos alcanza en el tiempo para recordarnos que históricamente y económicamente no hemos sido capaces de cerrar las diferencias de este proceso de éxito que es compartido por las regiones norte, occidente y centro, pero que no por gran parte de la región sur-sureste”, desestimó que ello inhiba las inversiones foráneas.

Con información de La Jornada