CHILPANCINGO, Gro., 05 de abril de 2015.- La mortalidad materna son todas aquellas defunciones que ocurren durante el parto o como consecuencia del parto. Se trata en la mayoría de los casos de defunciones que no sólo pudieron, sino que debieron evitarse, porque de acuerdo con la información disponible ocurren como consecuencia de una deficiente o nula atención médica, antes o después del alumbramiento, publica Excélsior.

 

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval), la mortalidad materna sigue siendo un indicador que revela severas condiciones de desigualdad e incumplimiento de los derechos de las mujeres en nuestro país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) contabilizó, en el año 2002, un total de mil 309 defunciones maternas; para el año 2006 la cifra es de mil 166 casos; para 2012 de 960 casos, mientras que para 2013 se contabilizaron 861 defunciones por la causa señalada.

 

Así las cosas, el Distrito Federal registró el más alto número de defunciones maternas en el año 2013, con un total de 90; en segundo lugar estuvo el Estado de México, con 81 casos; en tercer puesto se encuentra Chiapas, con 57 casos y Veracruz con 56; en cuarto sitio se encuentra Guerrero, con 45 casos, Chihuahua con 42 y Oaxaca con 41 defunciones maternas.

 

Por ejemplo, cuando el indicador comprometido para octubre de este año es de 22.2 defunciones maternas por cada 100 mil nacidos vivos, en el estado de Guerrero, el último indicador disponible, que es al cierre del 2013, era de 75.9 por cada 100 mil alumbramientos.

 

Leer más: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/03/31/1016427