MÉXICO, DF., 27 de junio de 2015.- Para el primer día de la presentación de las obras de Miguel Ángel Buonarroti y de Leonardo da Vinci las filas para el ingreso al Palacio de Bellas Artes fueron kilométricas, desgastantes y sofocantes por el intenso calor, y la organización del evento dejó mucho que desear.

Desde las siete de la mañana de este viernes 26 se presentaron al menos medio millar de personas en la búsqueda de un boleto de entrada para la exposición de piezas que, por primera vez, llegaron a México y al paso de las horas se incrementó el número de gente para deleitarse con las presentaciones de “Leonardo da Vinci y la idea de la belleza” y “Miguel Ángel Buonarroti. Un artista entre dos mundos”.

Lee más en Quadratín México