MÉXICO, DF, 10 de septiembre de 2014.- Petróleos Mexicanos (Pemex) ha destinado 282 millones de dólares en el combate del robo de combustible mediante la detección oportuna de tomas clandestinas a través del Sistema de Automatización SCADA, el cual permite la detección inmediata de caídas de presión en el flujo de la Red Nacional de Ductos.

De dicha inversión, Pemex comunicó que ha gastado 85 millones de dólares en lo que va del año, y los 197 millones restantes los aplicarán en los próximos dos años a fin de salvaguardar la seguridad de la población ante el riesgo que representan estos ductor a las comunidades de las zonas aledañas y al medio ambiente.

Las áreas de Refinación, Gas, Petroquímica y Producción de la empresa del Estado, buscará la automatización de 35 mil kilómetros de los ductos, así como fortalecer la infraestructura de los centros de control SCADA.

Actualmente, uno de los centros de control SCADA se encuentra en la ciudad de México y el de Venta de Carpio, en Ecatepec, Estado de México, será reubicado en la zona metropolitana para ampliar el esquema de monitoreo automatizado a 186 sitios a nivel nacional que forman parte de 47 sistemas de transporte por ducto de la red del Sistema Nacional de Refinación.

SCADA es un sistema de vanguardia que entró en operación en la red de gasoductos en el año 2000 a fin de preservar la integridad física de los ductos en centros urbanos y comunidades.