GUADALAJARA, Jal., 31 de diciembre de 2015.- A disposición de la Fiscalía General del Estado se encuentran cinco policías de Tonalá, después de que sus propios compañeros de corporación los llevaran a los separos de la Comisaría al ser acusados del delito de extorsión.

El señalamiento fue hecho por varias personas que circulaban en un carro en el que transportaban pólvora con los debidos permisos, sin embargo pese a ello, aparentemente el grupo de uniformados habría solicitado mil pesos a los ocupantes para dejarlos continuar su camino.

La detención de los oficiales se realizó en la confluencia de Periférico Nuevo, en la colonia El Prado, en la Cuna Alfarera, muy cerca de ahí se localiza el polvorín que hace casi tres semanas explotó y cobró cuatro vidas.

Al encontrarse la media decena de policías, en manos de sus compañeros de turno fueron trasladados a las instalaciones de la corporación, en donde al ser cuestionados de la supuesta extorsión habrían negado la acusación, en cambio señalaron que un comandante y el propio comisario de Seguridad Pública son quienes al parecer reciben dinero por parte de trabajadores de la pólvora.

Más información en Quadratín Jalisco.