ACAPULCO, Gro., 6 de septiembre de 2015.- Son 12 las bandas delincuenciales que se disputan el territorio en Guerrero declaró el gobernador Rogelio Ortega Martínez.
Entrevistado en el aniversario número 12 del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa la Parota (CECOP), el mandatario estatal aseguró que se ha detenido a muchos delincuentes, sin embargo ahora el problema no son los grandes criminales, si no las células delictivas muy arraigadas en colonias y barrios del estado.
Ortega Martínez argumentó que la violencia en Guerrero es “ancestral” pero ahora visibilizada.
Recordó que en 2005 recrudeció la violencia impulsada por la delincuencia organizada que aprovecha la situación pobreza extrema para reclutar criminales.
Argumentó que más que invertir en policías se necesita invertir en empleo, educación, salud y políticas públicas, así como el reforzamiento de policías comunitarias.
De la reunión secreta que tuvo con el gobernador electo Héctor Astudillo Flores, aseguró son varios los encuentros que han tenido orientados a la entrega recepción, así como temas de seguridad, educación, salud y finanzas.
Del hermetismo con el que se han manejado estas reuniones, Ortega Martínez argumentó que “ya habrá oportunidad de que hagamos reuniones publicas”, pues dijo que por el momento se atienden temas con carácter de urgente como es la puesta en marcha del proyecto Acabús que se espera inicie dentro de 60 días.
El mandatario estuvo en la comunidad de La Concepción, donde el vocero del CECOP Marco Antonio Suástegui Muñoz, aprovechó para hacer una advertencia al gobernador entrante Héctor Astudillo Flores de que no se permitirá que su gobierno “represor” impulse el proyecto de la presa hidroeléctrica La Parota.