MÉXICO, DF., 7 de agosto 2015.- Óscar Montes de Oca, el joven liberado tras siete días recluido en el penal de Nayarit acusado de tráfico de drogas, agradeció a su familia y medios de comunicación por el apoyo para su liberación y que el “infierno no duró más de siete días”.

En conferencia de prensa ofrecida en el Edificio Histórico de Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), el ex alumno de la institución dijo entre lágrimas que el episodio que vivió no puede volver a ocurrir a ningún ciudadano.

Lee más en Quadratín México