MÉXICO, DF, 05 de noviembre de 2014.- La crisis política y social, detonada por la desaparición de 43 estudiantes a manos de la policía municipal de Iguala, presuntamente patrocinada por el crimen organizado, propició que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, descendiera 23 lugares en la lista anual Forbes de las personas más poderosas del mundo pasando hasta el sitio 60, cuando el año pasado estaba en el lugar 37.

El Banco de México (Banxico) señaló en su última decisión de política monetaria el pasado 31 de octubre, que los recientes acontecimientos sociales pueden afectar las expectativas de la economía. También en su última encuesta entre analistas privados se reflejó que el problema de violencia es el principal factor que puede minar el crecimiento económico.

Durante 2013, el gobierno propuso su agenda de reformas estructurales, que fueron aprobadas en el Congreso, para aumentar la competencia en diversos sectores y para atraer la inversión privada en petróleo y electricidad. El pasado martes, el jefe del Ejecutivo presentó los reglamentos de las leyes secundarias en materia energética, concluyendo así la construcción del marco jurídico para la entrada del sector privado.

Pero el caso de los estudiantes desaparecidos de la escuela normalista del municipio de Ayotzinapa, Guerrero, más el de la ejecución de civiles presuntamente a manos del Ejército en Tlatlaya, Estado de México, desataron la crisis política más aguda que ha enfrentado hasta ahora en sus dos años de mandato.

Para ver el artículo original: http://www.forbes.com.mx/pena-nieto-cae-23-lugares-en-la-lista-de-los-mas-poderosos/