MÉXICO, D.F., 05 de mayo de 2014.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación a los integrantes del ayuntamiento Florencio Villarreal, en Guerrero, por el comportamiento de cinco elementos de la Policía Preventiva Municipal, quienes dispararon sus armas contra una camioneta en que viajaban dos personas, una de ellas, menor de edad.

De acuerdo con el comunicado de la CNDH, el 21 de septiembre de 2011 los agraviados y otras tres personas circulaban en el vehículo por las inmediaciones del campo de futbol, cuando el conductor hizo un alto para que bajaran los tres acompañantes.

En ese momento los uniformados rodearon la camioneta apuntando con sus armas de fuego a sus tripulantes; por lo que el conductor continuó circulando, pero al avanzar unos 15 metros, los policías efectuaron los disparos, impactando los proyectiles en las llantas y en la parte posterior del vehículo.

Al día siguiente, la propietaria del vehículo, quien durante el incidente no viajaba en la camioneta, fue llamada por teléfono por el presidente municipal, quien le señaló no estar de acuerdo con el comportamiento de los policías involucrados; le aseguró que serían sancionados y prometió la reparación del daño de su vehículo; nada de esto sucedió.

La afectada acudió a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del estado de Guerrero (Coddehum), que luego de investigar el caso emitió una recomendación, la cual no fue aceptada por la autoridad municipal.

La víctima impugnó la resolución, para luego hacerla llegar a la Comisión Nacional el 21 de diciembre de 2012; quienes despues de concluir su investigación, confirmaron que no existió justificación alguna para que los policías dispararan sus armas, ya que no lo realizaron en defensa propia o de otros.

La dependencia encontró elementos que permitieron observar la violación a los derechos humanos a la propiedad, en el caso de la dueña del vehículo, y al trato digno, a la legalidad e integridad y seguridad personal, en el de las personas que viajaban en el mismo.

Por ello, la CNDH recomendó a los integrantes de ese ayuntamiento, reparar el daño a las víctimas y capacitar a todos los servidores públicos de la Policía Preventiva del municipio para que respeten los derechos humanos.

Por último, pidió la estrecha colaboración con la Comisión Nacional en la presentación de queja y denuncia de hechos, que la CNDH formule ante la Contraloría Municipal y la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).