IGARKA, Rusia. 26 de noviembre de 2014.- Es bastante común que los automóviles requieran de un empujón para emprender la marcha en situaciones de baja temperatura, sin embargo, un grupo rusos vivió lo increíble cuando se vieron obligado a abandonar sus asientos para ‘echarle carrera’ ni más ni menos que a un avión.

 

Esa fue la situación en el aeropuerto de Igarka, donde las temperaturas de menos 50 grados Celsius dejaron un avión Tupolev Tu-134 varado en la pista, tal y como publica CNN México en su edición digital.

 

Con la aeronave imposibilitada para efectuar el despegue por causa de las fuertes nevadas que azotan la región y el tren de aterrizaje completamente congelado, los pasajeros se unieron al rescate de la maquinada operada por la cadena Utair (la compañía aérea que maneja el avión).

 

Conforme al sitio web Komsomolskaya Pravda, hubo gritos de “¡Vamos!” mientras dos filas de pasajeros, vestidos con abrigos y guantes gruesos, empujaron las alas del avión. “Todos queríamos llegar a casa”, dijo uno de los voluntarios que fue citado por el diario.