MÉXICO, DF, 31 de diciembre de 2014.- La Federación Internacional de Periodistas (FIP) indicó que al menos 118 periodistas murieron en ataques con bomba o incidentes de fuego cruzado en el mundo en 2014. También señaló que Pakistán es el país más peligroso para la profesión.

 

Según lo publicado en El Nacional, en América Latina el “régimen del terror” del crimen organizado “continúa haciendo estragos”, agregó la FIP.

 

La cifra es superior a la registrada hace un año, cuando 105 periodistas murieron ejerciendo su profesión, según este último balance.

 

En su 24ª lista anual la FIP califica a la región Asia Pacífico por segundo año consecutivo como la más peligrosa, con un total de 35 periodistas muertos.

 

Le sigue Oriente Medio con 31 fallecidos, América con 26, África con 17 y Europa con 9.

 

Pakistán, con 14 periodistas muertos, y Siria, con 12, son los dos países más peligrosos del mundo para ejercer la profesión.

 

En América Latina 25 reporteros murieron en hechos de violencia registrados en Brasil, Colombia, República Dominicana, Honduras, México, Paraguay y Perú.

 

“El implacable régimen del terror y la violencia del crimen organizado continúa haciendo estragos en el periodismo en América Latina, especialmente en Honduras (6 muertos) y México (5)”, señala la FIP.

 

En esos dos países “muchos periodistas pagan con su vida por informar sobre sucesos tales como la corrupción o el tráfico de drogas”, añade la FIP que extrae esta conclusión, explica, tras la misión que llevó a cabo en septiembre en el estado mexicano de Guerrero, “una de las áreas más violentas de México”, con el propósito de “alertar a las autoridades de la necesidad de una acción drástica para proteger a los periodistas locales”.

 

La cifra de la FIP difiere de la publicada la semana pasada por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) que en su informe anual indicó que 60 periodistas murieron ejerciendo su profesión en 2014.

 

Lee la nota completa en El Nacional