CIUDAD DE MÉXICO, 2 marzo de 2016.- De 2008 (año en el que comienza el nuevo Sistema de Justicia Penal) a 2014, los recursos asignados al Fondo de Aportaciones a la Seguridad Pública (FASP), para su uso en todas las entidades del país, han sido de aproximadamente 42 mil millones de pesos, de los cuales cerca del 50 por ciento no se ejerció y fue desviado a otras áreas, considera la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que año tras año tiene en detalle las irregularidades en los destinos de tales recursos.

La Auditoría Superior de la Federación, en su informe general de la Cuenta Pública 2014, encontró que las 32 entidades federativas no ejercieron de manera eficiente siete mil 921.6 millones de pesos del FASP, de los cuales se dejaron de utilizar tres mil 849.9 millones de pesos, siendo esta una “irregularidad recurrente, durante los últimos siete reportes anuales de fiscalización”.

Añade el documento oficial que en el subejercicio del presupuesto del FASP 2014 se descubrieron “omisiones y errores en los registros contables y presupuestales de las operaciones, así como inconsistencias en varias transferencias bancarias indebidas, a cuentas bancarias de los gobiernos estatales, entre otras irregularidades”.

La nota aquí.