CHILPANCINGO, Gro., 16 de noviembre de 2013.- “En Guerrero no hay represión, simplemente se aplica la ley”, afirmó el vocero del gobierno del Estado, José Villanueva Manzanárez, quien negó que haya desdén oficial hacia grupos o movimientos sociales en la entidad.

Señaló que por el contrario, hay grupos “que buscan generar inestabilidad social” y aunque evadió precisar nombres, aseguró que “todo mundo los conoce”, aunque también reiteró que el gobierno estatal está abierto a dialogar con cualquiera que sienta que debe ser escuchado.

“Este gobierno de Guerrero es de izquierda, democrático y surgido de un amplio consenso popular, no ha reprimido a ninguna organización política o social”, insistió.

Explicó que la detención de líderes de grupos de la policía comunitaria, como Nestora Salgado (de Olinalá) y Gonzalo Molina (Tixtla), se debe a la comisión de delitos (secuestro agravado y terrorismo, entre otros, respectivamente), y que la autoridad hizo valer la ley.

Villanueva detalló que ambos líderes fueron trasladados a penales fuera del estado (en Nayarit y Oaxaca, respectivamente), porque así lo establecieron las autoridades competentes “y por su propia seguridad”.

“Hay líderes que se han apartado de la ley, que han radicalizado muchas acciones y afectado a terceros por pretender lograr sus propósitos y, quienes se aparten de la ley, serán sancionados”.

Desmintió que Nestora Salgado y Gonzalo Molina estén aislados o con problemas de salud como han denunciado algunas organizaciones, porque están precisamente en centros federales “donde se permiten visitas y donde se mantiene un monitoreo permanente de su estado legal, salud y mental”.

El vocero guerrerense negó que haya desinterés en atender a estos grupos o en resolver sus demandas, algunas de las cuales dijo, “se salen de la capacidad presupuestal o hasta legal de la autoridad” y es por ello que no se han desahogado.

“No se va a permitir que nadie afecte a afecte a terceros, si esto pasa habrá averiguaciones previas y órdenes de aprehensión”, advirtió.