CHILPANCINGO, Gro., 18 de marzo de 2016.- El abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Rogelio Teliz, defensor del consejero y promotor de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Arturo Campos Herrera informó que la Cuarta Sala Penal del Poder Judicial de Guerrero tiene un plazo de 15 días para ratificar o revocar el auto de formal prisión a los ocho integrantes de la CRAC presos en Ayutla.

Entrevistado al salir de la Ciudad Judicial en Chilpancingo donde participó en una audiencia de agravios en la Cuarta Sala Penal en donde se desahoga un recurso de apelación en contra del auto de formal prisión que se dictó en contra de Campos Herrera, el abogado sostuvo que los ocho presos enfrentan un proceso por el delito de secuestro en agravio de dos personas del municipio de Olinalá.

El delito que les imputan a los ocho policías comunitarios es el mismo por el que fue acusada la comandante de la PC en Olinalá Nestora Salgado, quien ya fue absuelta de este cargo el pasado 7 de marzo por tres jueces penales de Guerrero.

El abogado Rogelio Teliz señaló que en el expediente del caso de Campos Herrera y los otros siete policías existen dos personas que los acusan de secuestro, mismas que señalaron de este delito a Salgado.

“Por eso creemos que los magistrados no deben de esperar los 15 días para emitir una resolución de auto de libertad, esto tiene que ser en dos o tres días”, dijo el abogado.

Indicó que en el caso de Gonzalo Molina González, promotor de la CRAC en Tixtla, preso en el penal de Chilpancingo, es el mismo proceso que Nestora Salgado y refirió  que será absuelto por el delito de secuestro.

Mencionó que un juez federal resolvió que el actuar de la Comunitaria es legal ya que está enmarcada en la Ley 701 que establece las leyes de justicia en base a los usos y costumbres de los pueblos originarios.

Arturo Campos Herrera fue detenido el 13 de diciembre del 2013 en Chilpancingo durante la campaña que habían emprendido por la liberación de varios presos políticos.

Fue llevado por más de un año al penal del Antiplano de Almoloya de Juárez en el Estado de México y actualmente permanece en el penal de Ayutla.