QUECHULTENANGO, Gro, 16 de noviembre de 2013.- A dos meses de la tormenta tropical Manuel, abrió sus puertas el primer restaurante de Santa Fé, el principal destino turístico de la región centro de Guerrero.
El río de Santa Fe es el principal balneario del circuito turístico Río Azul y se ubica en el municipio de Quechultenango,  a 90 minutos de la capital de Guerrero.
Durante las precipitaciones del 14, 15 y 16 de septiembre, el cauce del río devastó las 39 cabañas, propiedad de igual número de familias radicadas en las comunidades de Coscamila, Colotlipa y Santa Fe y prácticamente los dejó sin su principal fuente de ingresos.
El corredor turístico integrado por El Borbollón, Santa Fe y las grutas de Juxtlahuaca quedó severamente afectado por lodo, basura y árboles arrastrados por la creciente.
Aunque hace un mes los turisteros de la zona pidieron el apoyo de los tres niveles de gobierno, lo único que recibieron fue un trascabo que operó solamente un par de días.
Este sábado abrió el primero de los 39 restaurantes de Santa Fé y recibió únicamente a una familia de turistas. La mitad de la cabaña sigue bajo el lodo pero aún así ya entró en operaciones.