ACAPULCO, Gro., 30 de julio de 2015.- Ante legisladores del Congreso de Guerrero, el Secretario de Salud, Edmundo Dantés Escobar, reconoció que fue un error de dedo el que cometieron los médicos legistas cuando realizaron la autopsia de los cuatro cuerpos encontrados en la sierra de Chilpancingo.

Por su parte, familiares de los cuatro profesionistas desaparecidos tres médicos y un abogado insisten en que los cadáveres que vieron en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) no son los de sus parientes y no los reconocieron. Además aseguraron que el fiscal Miguel Ángel Godínez Muñoz desde el principio intenta darle carpetazo al caso.

Cecilia Ortega Solórzano, madre del médico Marvín Hernández, dijo que por media hora estuvieron en en Semefo para hacer el reconocimiento de los cuerpos que habían encontrado en la sierra de Chilpancingo, pero aseguró que ninguno de ellos es a quienes buscan.

Aseguró que a pesar del estado de descomposición sus rostros eran reconocibles y no encajan con la fisonomía de los cuatro desaparecidos. Comentó que al revisarlos minuciosamente, uno de ellos tenía un tatuaje en el cuello y ninguno de sus familiares desaparecidos lo tiene.

Por su parte el titular de Salud dijo que el médico forense que dictaminó es el doctor Alfonso Ramírez Trinidad, y ya compareció ante la Fiscalía y aclaró que no fue alteración de datos intencional, solo un error de dedo en la transcripción.