MÉXICO, DF. 10 de marzo de 2015.- Al término de la sesión cambiaria de este martes, el dólar libre alcanzó su precio máximo de los últimos 6 años, posicionándose en un valor histórico de 15.96 pesos en ventanilla (15.01 a la compra), lo que podría traducirse en uno nuevo revés para las instituciones financieras del país y los pronósticos de crecimiento de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP).

En ese sentido, un grupo de analistas consultados por El Universal sugieren que las depreciación del peso se está dando a causa de valores gubernamentales y que el peso fue la segunda divisa más depreciada del día, siendo la corona noruega la más vapuleada al presentar un retroceso de 1.77% (moneda valuada en 1.97 pesos).

Conforme a Milenio, el pulso al dolar se produjo desde el miércoles de la semana pasada, cuando el secretario de Hacienda y Crédito Público de México, Luis Videgaray, confirmó que el gobierno federal “planea recortes significativos del gasto público en 2016 para hacer frente a los menores ingresos por la depreciación del petróleo”.

Aunque no precisó cifras, Videgaray dijo desde Reino Unido a Milenio que existe “un probable escenario económico adverso” rumbo a 2016, de forma que “si los precios del petróleo se mantienen en niveles como los que hoy prevalecen, es altamente probable que tengamos menores ingresos que en el pasado y, ante ello, nos tenemos que preparar para gastar menos y gastar mejor”.

En ese sentido, La Jornada apunta a que el mercado mexicano se mantiene a la expectativa de anuncio s como la publicación de las ventas minoristas (que serán publicadas el jueves) y de la confianza del consumidor (por anunciarse el próximo viernes), “noticias que podrían generar una mayor presión sobre el peso y que el tipo de cambio pueda seguir alcanzando nuevos máximos históricos debido a que cualquier noticia puede ser tomada como pretexto para asumir posiciones en dólares”.

***BANXICO SALE A LA DEFENSA

De acuerdo con Animal Político, el peso se ha depreciado al menos un 5% tan sólo en lo que va del 2015, de forma que, ante la volatilidad en los mercados financieros, el Banco de México (Banxico) activó nuevamente este martes una subasta de 200 millones de dólares (a un tipo de cambio de 15.45) para proveer con liquidez al mercado azteca.

A modo de breviario, la subasta de dólares surge como medida para “estabilizar la paridad cambiaria”. Por ejemplo, si la cotización del dólar cierra hoy en 9 pesos por unidad y mañana en 10 pesos, la Comisión de Cambios comenzaría a comercializar la moneda americana al precio de 9 pesos, intentando dar confianza al mercado y que no exista una súper-venta de dólares (fenómeno que, ultimadamente, provocaría que se depreciara aún más la moneda azteca en un ciclo indefinido).

Infortunadamente, este instrumento de emergencia financiera termina igualmente por mermar las arcas del país, debido a que el recurso para “igualar al dólar” sale directamente de las reservas nacionales y sólo habrá de recuperarse hasta que la moneda extranjera baje.

En ese sentido y de conformidad a la subasta de dólares, trascendió en SinEmbargo que el Banxico también redujo su previsión de crecimiento para México rumbo al primer trimestre de 2015, ello al posicionar sus expectativas en un 3.08% de desarrollo del PIB, cuando a principios del año se pronosticaba un 3.29% (constituyendo el octavo ajuste en lo que va de la administración del presidente Enrique Peña Nieto).

Un grupo de 33 especialistas consultados por el Banxico consideraron que los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de la República serían, en orden de importancia:

1. Los problemas de inseguridad pública (24% de las respuestas).

2. El precio de exportación del petróleo (16%).

3. La debilidad en el mercado interno (13%).

4. La inestabilidad financiera internacional (12%).

5. La política fiscal que se está instrumentando (10%).

***NO BAJARÁN IMPUESTOS

Por su parte, el secretario Videgaray dijo en entrevista con Grupo Fórmula que no existen las condiciones económicas para reducir los impuestos en 2016 (como había estimado el 1 de diciembre pasado), de forma que, amparándose en los bajos precios del petróleo y ante la próxima alza de las tasas de interés en Estados Unidos “no vemos las condiciones para disminuir los ingresos tributarios”.

“Hoy tenemos menores ingresos, probablemente hasta 2017 (podamos bajar los impuestos)”, refirió el encargado de las finanzas públicas del país, quien sin embargo advirtió que el gobierno federal no contempla elevar el régimen tributario en lo que resta del sexenio ni aumentar la deuda pública.

Acerca de la depreciación del peso, luego de que el dólar alcanzara su máximo histórico, el funcionario federal refirió que “más que una depreciación del peso mexicano se dio una fuerte apreciación del dólar frente al resto de las monedas por los resultados de empleo en ese país que resultaron superiores a los esperados, sin embargo, Videgaray señala que el mercado cambiario en tierra azteca “opera de manera muy ordenada y con abundante liquidez”.

Para Videgaray, aunque la moneda nacional se ha depreciado 5%, “este un porcentaje menor respecto a otras divisas como el real brasileño que ha perdido 15% y el euro que ha bajado 12%” (monedas que se encuentran valuadas respectivamente en 5.04 pesos y 16.70 pesos), de forma que “ante los menores ingresos que percibe el erario público en nuestro país, la opción que queda para salir avantes es reducir el gasto público”

A modo de breviario, la reducción del gasto público es una medida que contempla rebajar tanto la transferencia de fondos a espacios gubernamentales como alcaldías, ayuntamientos y congresos, así como secretarías de servicios públicos como agua, seguridad, educación, desarrollo social o energía, y este recorte es precisado por el titular del Ejecutivo y la SHCP, de forma que un departamento puede perder recursos en beneficio de otro(s).

Leer más en Animal Político, SinEmbargo, Milenio, El Universal, La Jornada, CNN Expansión, Radio Fórmula y La Reducción del Gasto Público