CHILPANCINGO, Gro., 24 de febrero de 2015.- La empresa Coca-Cola Femsa continúa evaluando si seguirá o no con sus operaciones de distribución en Chilpancingo, considerando los niveles de inseguridad. El viernes pasado la empresa suspendió sus actividades en esta localidad, luego de que un grupo de normalistas retuviera a dos de sus trabajadores, y los ‘intercambiara’ por tres normalistas detenidos y acusados por la refresquera de haber robado mercancía.

 

De acuerdo a la publicación de Milenio, la compañía indicó que “desde el viernes 20 de febrero se suspendieron temporalmente las labores del Centro de Distribución en Chilpancingo, mientras valoramos la viabilidad de nuestras operaciones; es decir, la revisión de nuestros procedimientos operativos, anteponiendo la seguridad de los más de 350 colaboradores que trabajan en la localidad”.

 

La empresa confirmó que las operaciones continúan normalmente en el resto del estado, de acuerdo con sus protocolos y medidas de seguridad.

 

La nota completa en Milenio