CHILPANCINGO, Gro., 27 de noviembre de 2013.- El director de Human Rights Watch, José Manuel Vivanco, criticó ayer la falta de resultados en las investigaciones para esclarecer la muerte de los ocho activistas de la Unidad Popular (UP) de Iguala.

Según información publicada en el diario El Sur, la carta expresa su decepción por los resultados en el primer año de gobierno en materia de derecho humanos.

También reclama al presidente Enrique Peña Nieto que su administración “aún no ha dado los pasos necesarios para hacer cumplir la prohibición del uso de pruebas obtenidas bajo tortura, entre ellos mejorar la implementación del nuevo sistema de justicia penal”.

En la misiva señala “otro ejemplo es el asesinato de tres dirigentes campesinos en Guerrero, que fueron encontrados muertos el 3 de junio, tras ser llevados contra su voluntad, junto con otras cinco personas el 30 de mayo”.

Asimismo, manifiesta que “un testigo que sobrevivió a los hechos indicó en una declaración que el alcalde (José Luis Abarca Velázquez) y el jefe de policía visitaron el lugar donde él  y las demás personas en cautiverio se encontraban detenidas, y el alcalde ordenó que fueran torturados”.