ACAPULCO, Gro., 6 de agosto de 2015.- Habitantes de la comunidad de Cacahuatepec que han sido desplazados por integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la presa la Parota (CECOP) protestan afuera del edificio del Poder Judicial en Caleta.
Los inconformes exigen que se mantenga en prisión al líder del CECOP, Marco Antonio Suástegui Muñoz, quien, aseguran, sigue operando al grupo comunitario desde prisión.
María Guadalupe Ayala Zamora, de 19 años de edad, denunció que el líder comunitario la desplazó de la comunidad, junto a su familia, luego de asesinar a su padrastro, dejando huérfanas a 3 hermanas más y a ella condenándola de por vida a la cama. tras recibir tres impactos de arma de fuego, uno de ellos en la médula espinal, que acabó con la movilidad de sus pies.
Acusó al gobernador del estado, Rogelio Ortega Martínez, de tener consideración con Suástegui Muñoz y a quienes fueron desplazados no les brinde ayuda, tras ocho meses de protestar para ser escuchados.
“No es posible que ni una silla de ruedas me hayan regalado, tengo que pedir rait para poderme trasladar al hospital cuando tengo cita con el médico. Por eso, yo le pido al gobernador que no sea injusto, que no libere a ese asesino, porque de hacerlo nos va a matar a mi madre y a mi”, recriminó entre sollozos.
Esta semana, integrantes del CECOP declararon que la joven Ayala Zamora y los demás demandantes no se han presentado a las audiencias que hasta ahora han transcurrido.