CHILPANCINGO, Gro., 3 de febrero del 2015.- Un grupo de 500 personas entre integrantes del Frente Unido para el Desarrollo y la Seguridad del Estado de Guerrero (FUDSEG) y vecinos de la localidad de Petaquillas, municipio de Chilpancingo, expulsaron la mañana de este martes a un convoy del Ejército que arribó al poblado.

 

Luego del bloqueo en la carretera federal Chilpancingo-Acapulco (libre) por parte de comunitarios y habitantes de Petaquillas que pedían la salida de las fuerzas castrenses y la cual terminó a las dos de la mañana del martes, un grupo de 150 uniformados, comenzaron a recorrer las calles de la localidad.

 

Dicha acción, causó el enfurecimiento de la gente de la localidad quien durante la noche anterior y la madrugada, habían bloqueado un tramo del acceso carretero para respaldar a los policías comunitarios ante el conato de desarme.

 

Minutos después de las ocho de la mañana, las campanas de la iglesia comenzaron a repicar para llamar a la población a salir nuevamente a las calles ante la llegada del Ejército mexicano a quienes retuvieron por varios minutos en las calles del centro de la localidad.

 

La exigencia por parte del pueblo, era que el Ejército se retirara de manera permanente del lugar ya que su única intención era el desarme de los comunitarios quienes operan en el lugar desde el pasado sábado.

 

Tenemos todo un pueblo que le respalda a nuestros policías (comunitarios), no vamos a permitir que estén haciendo recorridos cuando nunca los habían hecho”, criticó Arquímides Vargas Encarnación, comisario de la localidad.

 

Tras varios intercambios de palabras, los pobladores se apegaron a su demanda y exigieron la inmediata salida del Ejército quien tuvo que ceder y abandonar las calles de la comunidad aunque se apostaron de manera permanente sobre la carretera federal antes de Petaquillas.

 

 

Regañará cabildo a comisario de Petaquillas

 

El día de ayer el cabildo de Chilpancingo, acordó que se le llamará de manera “fuerte” la atención al comisario de la localidad de Petaquillas, quien no consultó al municipio la entrada de los comunitarios que ha desatado roses con elementos de seguridad.

 

Ante esta situación, el comisario del lugar ha pensado seriamente en tener que renunciar al cargo ya sea por la presión ejercida por las autoridades como por miembros de la delincuencia que se han visto afectados ante la llegada de la Policía Comunitaria al lugar.

 

 

Reiteran apoyo a la comunitaria

 

Alrededor de las tres de la tarde, se realizó en el centro de la localidad, una asamblea comunitaria para determinar las acciones por la llegada de la Policía y se acordó respaldar a los elementos comunitarios en caso de nuevos intentos de ingreso de militares o cualquier tipo de policías.

 

En el consejo, también se fijó apoyar de cualquier manera a los comunitarios que durante la mañana fueron desarmados por elementos de la Sedena en la comunidad de Xaltianguis.

 

En aquellas comunidad, detuvieron y desarmaron a nuestros amigos comunitarios, vamos a protestar de cualquier modo para que el estado respete los métodos de seguridad que nosotros hemos aprobado para nuestro pueblo”, señaló el comisario.