MÉXICO, DF, 13 de febrero de 2015.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) tiene detectadas irregularidades en el manejo de alrededor de mil millones de pesos en fondos federales entregados al gobierno de Ángel Aguirre entre 2012 y 2013, parte de los cuales fueron mal administrados, despilfarrados y hasta desviados del erario, de acuerdo con una investigación de MILENIO en una docena de expedientes de la cuenta pública.

Cuentas sin etiquetar, fondos regalados, proyectos perdidos: la ASF documentó en la Cuenta Pública de 2012 que los reportes del primer año de gestión del ex gobernador de Guerrero se asemejan a una especie de laberinto en el que salen danzando millones de pesos.

Los libros de la Secretaría de Finanzas aguirrista están repletos de sueldos fantasma, pagos a aviadores, bonos inexplicables, programas inexistentes, facturas que no cuadran, subejercicios sospechosos y obras que se fondearon pero no se construyeron. Es un desorden que escaló hasta convertir al gobierno de Guerrero en un evasor fiscal: no pagaba al SAT el ISR en algunos casos.

Muchos de los fondos desviados o mal administrados pertenecían a programas destinados a personas en extrema pobreza, un rubro en el que Guerrero lidera a nivel nacional, con 69 por ciento de sus habitantes en la marginación.

Las irregularidades descubiertas hace un año toman nueva relevancia tras la detención de varios de los colaboradores más cercanos de Aguirre bajo acusaciones de desviar recursos públicos y lavado de dinero. En total, la ASF documentó malos usos en cuatro grandes fondos federales para la educación, salud e infraestructura que fueron transferidos a Guerrero en 2012.

La investigación completa en Milenio