ACAPULCO, Gro., 6 de julio de 2015.- Desde la desaparición de los cuatro profesionistas en Acapulco, sus familiares realizan plantones, marchas y rechazan que los cuerpos que se encuentran en el Servicio Médico Forense (Semefo) sean de sus familiares, por lo que el pasado fin de semana se pusieron en contacto con médicos forenses particulares quienes realizaran los estudios de ADN a la familia para cotejarlos con los cadáveres.

Explicaron que si estos médicos aseguran que son sus familiares aceptarán la resolución, pero continuarán con sus protestas para que sean detenidos los agresores, ya que hasta el momento no les han informado de ninguna investigación y mucho menos alguna detención.

Aseguraron que desconfían del fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez Muñoz, y reprochan que la Procuraduría General de la República (PGR) no ha atraído el caso.

Finalmente dijeron que son dos sus demandas: tener certeza de que los cuerpos son de sus familiares y si no son, continuar con la búsqueda para que se los entreguen con vida.

Por el contrario si ellos son sus familiares, exigirán al gobierno de Guerrero investigar y detener a los culpables.

Diariamente entregan volantes en donde le piden a la gente que les ayuden a encontrar a Marvín Hernández Oertega, Raymundo Tepeque Cuevas, Julio Cesar Mejía Salgado y José Osavaldo Ortega Saucedo.