TIJUANA, BC., 3 de julio de 2014.- Los albergues para migrantes que existen en Tijuana han sido impactados por el flujo de quienes huyeron de entidades como Guerrero y Michoacán, ante la amenaza de ser secuestrados o desaparecidos por integrantes de grupos criminales.

De acuerdo a información publicada por La Jornada, al igual que en Centroamérica, en México la violencia que generan grupos criminales ha provocado que menores de edad y familias enteras huyan de sus comunidades y traten de ingresar a Estados Unidos.

En uno de los refugios, la religiosa Salomé Limas Huichapa atiende a dos mujeres que abandonaron sus pertenencias y narra que a raíz de la violencia se ha incrementado el flujo de mujeres que quieren llegar a Estados Unidos, y también el número de deportadas.

El albergue de la Madre Asunto, que sólo atiende mujeres con hijos, tiene capacidad para 40 migrantes. “Rara vez se ha llenado, pero de agosto de 2013 a la fecha hemos recibido de un solo golpe, en varias ocasiones, grupos de hasta 25 muchachas menores de edad y mujeres con hijos que han sido deportadas de Estados Unidos. Su presencia nos pone al límite y por eso sólo las albergamos una noche.