MÉXICO, DF. 12 de enero de 2015.- El Universal publica en su edición impresa del día de hoy que Rafael Olvera, socio mayoritario de Ficrea, es propietario de cuatro casas por un valor 40 millones de pesos, habitaba en el exclusivo Club de Golf Bellavista en el Estado de México y su inmueble era blindado por al menos 20 guardaespaldas.
La investigación realizada por el diario mexicano revela que, una semana antes de darse a conocer la situación de Ficrea, diversos bienes del empresario fueron puestos al ojo público: autos de lujo, 10 motocicletas, pertenencias y obras de arte.
Un testigo señala que Olvera Amezcua era de los pocos propietarios con más de tres propiedades en el Club de Golf, sin embargo comenzó a llamar la atención precisamente por los 100 autos que conservaba sin usar y de los cuales, “la autoridad sólo aseguró una parte”.
El comité del club negó la admisión a Rafael Olvera tras desconfiar por el incremento exponencial de sus ingresos en un tiempo tan breve.
Cada casa en el exclusivo club oscila entre los 10 millones de pesos y la mayoría se oferta en dólares; la extensión de cada propiedad es de aproximadamente 800 metros cuadrados, además dispone de accesos controlados y nadie puede acceder al lugar sin autorización del condómino e identificación.
Olvera llegó a vivir ahí hace 10 años, rentando una casa, poseía tres autos ninguno de los cuales era de lujo, luego adquirió la casa y para 2008 el número de sus vehículos y propiedades aumentó de manera anómala, según vecinos entrevistados.
Las cuatro propiedades fueron remodeladas al ser adquiridas y los interiores se redecoraban de manera periódica; su yerno Tinoco Ortega, sería quien acordó pagar 90 millones de pesos como soborno a funcionarios del gobierno federal.
Los hijos del socio central de Ficrea estudiaron en la Universidad Anahuác: Rafael, Contabilidad, quien ejerce como fundador y director financiero de la empresa Vindu que pertenece a Grupo Leadman. Por su parte, María Fernanda estudió Psicología, su registro de trabajo sólo incluye terapias personales.
Leer más en El Universal