CHILPANCINGO, Gro., 30 de junio de 2024.- Los pueblos fundadores de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC) calificaron como “grupo paramilitar” a la policía comunitaria que dirige Eliseo Villar Castillo.

Los fundadores de la CRAC-PC ofrecieron una conferencia de prensa en Chilpancingo, en la que se deslindaron de los actos violentos de las policías comunitarias de Eliseo Villar Castillo y Abad García García, cuya división y confrontación dejó un muerto, policías comunitarios torturados y varios enfrentamientos.

El miembro fundador de la CRAC-PC, Cirino Plácido Valerio, calificó como “CRAC oficialista y gubernamental” al grupo encabezado por Villar Castillo.

Por ello, llamó a las comunidades a tomar una decisión colectiva en asamblea popular, sobre la conveniencia de seguir en lo que ellos consideran “un proyecto de muerte, represión y tortura”.

Recordó que la CRAC-PC surgió como un proyecto alternativo de diálogo, análisis, concientización y trabajo conjunto entre los pueblos, para garantizar la seguridad y la justicia.

Este proyecto no contempla la persecución, tortura, violencia ni extorsión, situaciones que sí ocurren en las CRAC de Eliseo Villar Castillo y Abad García.

Plácido Valerio destacó que los 18 pueblos fundadores de la CRAC han demostrado que no hace falta la guerrilla para lograr un cambio social y un ambiente de paz y seguridad.

“Lo logramos a través de la organización, del ejercicio del derecho colectivo, donde el pueblo manda y la autoridad obedece”, expresó.

Sobre la CRAC de Villar Castillo y Abad García, comentó: “Ese no es el proyecto que nosotros creamos, la policía comunitaria no surgió para reprimir ni torturar y menos para perseguir a la gente que piensa diferentes, sino para defender y cuidar a los pueblos de la delincuencia. Ellos distorsionaron el proyecto”.

El miembro fundador de la CRAC-PC reconoció que esta serie de conflictos entre las policías comunitarias de Eliseo Villar y Abad García afectan al proyecto original de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, surgido en 1995.

Sostuvo que todos los pueblos que trabajan en un esquema de seguridad comunitario y/o ciudadano, corren el riesgo de caer ante una posible represión gubernamental y desarme de sus grupos policiacos, similar a lo que ocurre en Michoacán.

Explicó que los pueblos fundadores de la CRAC mantienen cerrado su territorio, para que no ingresen los grupos “oficiales” que encabezan Villar Castillo y Abad García.

“No pueden entrar porque son gente que no busca diálogo, son gente que actúa como paramilitares”, argumentó.

Plácido Valerio hizo un llamado a las organizaciones y grupos defensores de los derechos humanos, para analizar el clima de inseguridad, violencia y represión social que se vive en Guerrero.

Puntualizó que desde la llegada del perredista Ángel Aguirre Rivero a la gubernatura, incrementó el número de muertos, las detenciones de activistas y luchadores sociales, la persecución de los sistemas comunitarios de seguridad, las amenazas contra la población organizada y también se registró un crecimiento en los indicadores de pobreza.

De acuerdo a Cirino Plácido, en Guerrero hay un vacío de poder que obliga a los pueblos a organizarse y crear grupos de autodefensa para defenderse de la inseguridad.