CHILPANCINGO, Gro., 4 de abril de 2014.- La diputada local Julieta Fernández Márquez, a iniciativa y con la representación de las nueve diputadas de todas las fracciones parlamentarias del Congreso del Estado, presentó una reserva de artículo en lo particular a la Constitución Política Local, para garantizar la paridad de género tanto en candidaturas a cargos de elección popular como en la integración de los órganos autónomos.

En este sentido, el Artículo 112 constitucional decía textualmente: “3. Los procedimientos de nombramiento de los integrantes de los Órganos Autónomos deberán respetar los principios de transparencia, máxima publicidad, pluralismo, equilibrio geográfico, generacional y étnico, acceso a los cargos en condiciones de igualdad e idoneidad de los aspirantes, equidad de género y, progresivamente, el principio de paridad…”.

La diputada Fernández Márquez, refirió que este contenido carecía de certeza y era discriminatorio, porque por una parte, en él se reconocía que en la integración de los organismos autónomos debía aplicarse el principio de paridad de género y por la otra, implícitamente declaraba que las mujeres no estamos preparadas para asumir los cargos de la función pública; esa es la connotación que se asumía e interpretaba con el concepto “progresivamente” que tan desatinadamente se incorporó al texto.

Las mujeres no requerimos de tiempo para que sean reconocidos nuestros derechos y capacidades, señaló la legisladora, por ello propusimos modificar el texto, mismo que fue aprobado por unanimidad de votos por el pleno del Congreso, quedando de la siguiente manera: “Artículo 112…3. Los procedimientos de nombramiento de los integrantes de los Órganos Autónomos deberán respetar los principios de transparencia, máxima publicidad, pluralismo, equilibrio geográfico, generacional y étnico, acceso a los cargos en condiciones de igualdad e idoneidad de los aspirantes y el principio de paridad de género…”.

Por su parte, la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses calificó como relevante la reserva que presentó la diputada priista Julieta Fernández Márquez, en la cual se puedan integrar con paridad de género los órganos autónomos y todos los organismos ciudadanos del estado.

Además de que se elimina la palabra “gradual”, con la que se indicaba que la equidad de género en las candidaturas sería de manera paulatina para aplicar el 50 por ciento de los espacios para hombres y el otro para mujeres, concluyo la legisladora priísta.