IGUALA, Gro., 3 de marzo de 2015.- Con base en los propios informes generados por la Policía Estatal de Guerrero durante los días 26 y 27 de septiembre de 2014, Animal Político concluye que esta corporación decidió ‘acuartelar’ a los 38 elementos que tenía destacamentados en la ciudad de Iguala, con el objetivo de “resguardar el armamento y las patrullas” de la corporación, así como la cárcel ubicada a un costado de su cuartel regional.

En el recuento de hechos se presenta una reconstrucción de la forma en que esta corporación, que depende directamente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del gobierno de Guerrero, respondió ante los hechos de violencia suscitados en Iguala; incluso informa de la existencia de un documento denominado “Acciones realizadas por el Gobierno del Estado de Guerrero ante los hechos sucedidos los días 26 y 27 de septiembre de 2014 en el Municipio de Iguala de la Independencia”, publicado en octubre del año pasado por la administración estatal, pero cuya difusión quedó cancelada cuando el entonces jefe del Ejecutivo guerrerense, Ángel Aguirre, pidió licencia al cargo.

Entre los datos destacan que la SSP recibió reportes ciudadanos sobre que un grupo de normalistas se habían apoderado de autobuses, después llamadas reportando los disparos y la intervención de servicios de emergencia ante un joven herido. No obstante, el jefe en turno de la Policía Estatal, determinó permanecer guarecido dentro de su cuartel “al no contar con elementos de la fuerza estatal y no tener condiciones para enfrentar esta situación”, tal como él mismo admite en su tarjeta informativa.

 

La información completa en Animal Político