ACAPULCO, Gro., 19 de diciembre de 2015.- El presidente de la fundación Carlos Castillo Peraza, Julio Castillo López dijo que “definitivamente los habitantes de Guerrero tienen muchas razones para no confiar en sus gobiernos, tanto estatal como federal. Definitivamente están en una crisis fuerte de credibilidad. Aquí se destapó una de las cosas más complicadas para un gobierno y es que aquí no son los buenos contra los malos, es el Gobierno contra los ciudadanos y eso está muy mal”.

En entrevista tras exponer ante militantes del Partido Acción Nacional (PAN) el tema Cómo ser un líder humanista del siglo XXI, el especialista afirmó que el tema de los normalistas desparecidos hace más de un año en Iguala, evidenció cómo la ciudadanía ya no confía en sus autoridades, sobre todo porque no les brinda la seguridad que merecen.

“Se puso en evidencia el cómo estaban coludidos los gobiernos con la delincuencia. Se supo porque se supo en España, en otro país. De aquí no salió la noticia, salió desde otro país y no la pudieron bloquear. Definitivamente ese es un ejemplo de lo que está pasando, de todo lo que se hizo público. Guerrero va a tener que voltear hacia otros lados, hacía otros políticos”, manifestó Castillo López.

Detalló que la primera función de un político es otorgar seguridad a sus ciudadanos “y desde luego que están en una crisis política de la cual no les gana nadie. Definitivamente hay una desconfianza hacia la política. Pero aquí estoy hablando de una crisis de seguridad, una crisis en donde no sabes quién te está persiguiendo, no sabes quién te está disparando, quien está atrás o que intereses hay detrás de lo que está pasando. Crisis de seguridad ha habido muchas, pero nunca había duda de quiénes eran los buenos y quiénes eran los malos, aquí sí y se dice que fue el estado represor y eso es bien peligroso”.

En cuanto a los gobernantes y sus extracciones políticas, criticó la situación por la que atraviesan institutos políticos como el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ya que aseguró que debido a que se les ha relacionado o vinculado con casos de delincuencia, los guerrerenses realmente no confían en ellos y que la desesperación por encontrar seguridad y solución al hambre que padecen podría obligarlos a buscar opciones políticas.

“Hay una crisis severa en el PRD y en el PRI, los guerrerenses están esperando una opción que sea verdadera. Y no estoy hablando de problemas macroeconómicos, estoy hablando de lo que vamos a comer mañana, estoy hablando de cómo van a evitar que maten a los civiles” indicó en entrevista el especialista en Imagen Pública.