ACAPULCO, Gro., 12 de enero de 2016.- El presidente de la República, Enrique Peña Nieto extendió el Plan Nuevo Guerrero al encabezar aquí la firma del Acuerdo Guerrero Incluyente y Próspero, donde aseguró que será un aliado para superar las adversidades del estado, al que consideró como uno de los mayores retos en materia de seguridad.
Después de un balance de lo que se ha hecho en el Plan Nuevo Guerrero, que estuvo a cargo del secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) Gerardo Ruiz Esparza y del de Desarrollo Social (Sedesol) José Antonio Meade Kuribreña, el presidente Peña Nieto dijo que la firma de este acuerdo es la siguiente etapa para “ir más allá de lo que ha significado la reconstrucción y mejora de esta entidad en su infraestructura, de aquella que resultó deteriorada y de aquella que además comprometimos para mejorar”.
Peña Nieto reiteró que se trata de “ir más allá, ahora por el Guerrero Próspero e Incluyente”. Por lo cual, dijo que este nuevo acuerdo para conjuntar esfuerzos entre el gobierno del estado, la Secretaría de Desarrollo Social y otras dependencias federales, tiene como propósito impulsar proyectos productivos, además de atender zonas de alta marginación y lograr que más gente se incorpore a actividades económicas para el desarrollo del estado.
En el mismo acto realizado en un salón del centro de convenciones Mundo Imperial en la zona Diamante, el presidente de la República también develó la placa inaugural de la ampliación a cuatro carriles de la carretera Mozimba-Pie de la Cuesta, ubicada al otro extremo de Acapulco, a unos 22 kilómetros de distancia.
Peña Nieto indicó que Guerrero ha logrado disminuir de forma sensible la pobreza pero reconoció que sigue siendo una de las entidades con mayores índices de este problema que dijo, se busca revertir a través de proyectos que ayuden a la comunidad.
El mandatario aseguró que será un aliado en la lucha de esta entidad para superar las adversidades que se le presenten.
“No tenga duda, señor gobernador, que el presidente de la República, que su gobierno serán invariables aliados del estado de Guerrero, para superar las adversidades, los retos que tenemos por delante y lograr realmente el Guerrero próspero e incluyente que queremos como mexicanos”, afirmó.
Peña Nieto recordó que “Acapulco fue de los primeros destinos turísticos del país que nos proyectaron a nivel mundial, y hoy queremos que no sólo el turismo sino que otras actividades económicas realmente marquen y signifiquen al estado de Guerrero. No queremos que sea señalado por los niveles de inseguridad, de violencia que lamentablemente han asolado a Guerrero en los últimos meses y en los últimos años”.
El presidente expresó que Héctor Astudillo, al asumir su cargo como gobernador, recibió una entidad con un gran reto en cuanto a la inseguridad que se vive en las diferentes regiones.
Admitió que Guerrero es de los estados que representan uno de los mayores retos en materia de seguridad, pero refrendó el apoyo del gabinete de seguridad federal para que sigan las reuniones cada mes en la estrategia que se aplica en el estado.
Afirmó que además de hacer un balance de lo que se ha hecho en el Plan Nuevo Guerrero, se pretende trazar un nuevo camino hacia donde proyectar la entidad.
Indicó que el Plan Nuevo Guerrero proyecta una inversión de más de 44 mil millones de pesos y se ha avanzado con 36 mil millones de pesos de inversión que ya se ha concretado.
El mandatario recordó que se han rehabilitado más de mil 35 caminos rurales, nueve de 10 puentes concluidos, 445 obras hidráulicas de agua potable y drenaje, así como ampliación de comedores comunitarios y la reconstrucción de poblaciones devastadas por los fenómenos hidrometeorológicos Ingrid y Manuel.
Peña Nieto agregó que de más de 10 mil viviendas afectadas, han sido entregadas más de 6 mil.