CHILPANCINGO, Gro., 21 de noviembre de 2013.- De acuerdo al mandatario estatal, la violencia e inseguridad que se vive en Guerrero está lejos de compararse con lo que ocurre en Michoacán, “Son realidades totalmente distantes, muy diferentes, sí persiste en nuestra entidad un problema de inseguridad, pero no hay punto de comparación”, reiteró.

Aguirre Rivero negó que en esta entidad ocurra una michoacanización o que existan condiciones para que esto suceda, a pesar del toque de queda declarado en el municipio de Apaxtla, el asesinato de dirigentes sociales, la militarización en Chichihualco por los enfrentamientos constantes entre grupos criminales y la alta incidencia delictiva, el gobernador insistió en que Guerrero “trabaja con normalidad”.