ACAPULCO, Gro., 7 de noviembre de 2015.- Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) confirmaron el hallazgo de huellas y rastros del tigre de Bengala que se escapó en Coyuca de Benítez.
Las huellas y rastros del animal se localizaron en un rancho ubicado en el punto conocido como El Manzanillo, a poco más de 10 kilómetros de distancia de la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Paraíso de los Manglares, lugar donde estaba en cautiverio el tigre.
Por este motivo se piensa que el carnívoro se encuentre oculto en un área compuesta por mangle de botoncillo al ser una zona de humedal  con suelo fangoso.
Autoridades estatales y municipales se encuentran en coordinación para la captura del tigre; en el que se procura en todo momento salvaguardar la integridad física del felino y de la población que este a su alrededor.
La desaparición del mamífero se reportó a la Profepa al filo de la 18:00 horas del día 26 de octubre, según informa la dependencia federal y que hasta el momento sigue sin ser capturado.
Asimismo la dependencia explicó que se trasladaron un jaguar, además de un león africano y un tigre a la Unidad de Rescate Bioparque Convivencia Pachuca en el estado de Hidalgo; esto luego de que se realizó una inspección en la UMA tras la fuga del tigre de Bengala  y se descubrió que dicho lugar no se brinda las medidas de seguridad necesarias, además de las condiciones de maltrato y abandono en que se encontraban dichos animales.
Entre las anomalías presentadas, se encuentran  que en Paraíso de los Manglares no presentaron el registro de autorización emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), además de la carencia de  informes anuales en materia de cumplimiento a condicionantes, la inexistencia de los planes de manejo y de contingencia; así como que no acreditó la legal procedencia de los ejemplares que alberga.