AUSTRIA, 22 de enero de 2015.- Aún existe un último recurso para tratar de identificar si las muestras oseas que la Procuraduría General de la República envió a la Universidad de Inssbruck, pertenecen a los normalistas, informó el biólogo molecular Walther Parson, líder del grupo de forenses de dicho instituto.

A través del correo electrónico, Milenio entrevistó al especialista, quien informó que la última oportunidad para identificar los restos es un procedimiento novedoso llamado Secuenciación Masivamente Paralela (Massively Parallel Sequencing), que se trata de una nueva tecnología que “podría servir como una herramienta útil para investigar más a fondo estos restos”.

Parson explicó que el “MPS tiene un par de ventajas sobre los métodos de ADN convencionales, incluyendo un aumento de la tasa de éxito en el análisis de ADN severamente degradado”.

Dijo que el Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck tiene más de dos años de experiencia con la tecnología MPS y ya realizó numerosos análisis con este procedimiento tecnológico.

“Los datos experimentales sobre muestras de ensayo demuestran que el nuevo método de secuenciación produce resultados útiles. En un caso en que el análisis de ADN convencional fracasó, la aplicación de la tecnología MPS sería un último intento”, dijo.

Como última oportunidad, los forenses de la Universidad de Innsbruck ofrecieron a la PGR “analizar el ADN mitocondrial usando MPS sobre los restos sin costo adicional”, propuesta que la institución aceptó. Tomará cerca de tres meses conocer los resultados de este nuevo análisis.

Más información en Milenio