CHILPANCINGO, Gro., 12 de noviembre de 2013.-  La Procuraduría General de Justicia de Guerrero (PGJE) concluyó que el homicidio del dirigente agrario, Raymundo Velázquez Flores, obedeció a una represalia por incumplimiento en la entrega de láminas que gestionaba con el Gobierno del Estado, según información publicada en El Sol de Acapulco.

El procurador, Iñaki Blanco Cabrera, informó que al concluir con la indagatoria y el arraigo en que se mantenía a los inculpados Salvador del Carmen Vázquez, David Galeana Pastrana, Daniel Ruano Pastrana y Uriel Ruano García, éstos fueron trasladados al Cereso de Acapulco por el delito de homicidio cometido también contra Samuel Vargas Ramírez y Miguel Angel Solano Barrera.