MÉXICO, DF, 24 de noviembre de 2014.- Los hechos de Tlatlaya e Iguala son ejemplos de situaciones más graves de fondo como las oportunidades que no son iguales para todos, de carencias en varios sentidos para gran parte de la población, la necesidad de seguir invirtiendo en las instituciones públicas para su eficacia y transparencia, advirtió la Coordinadora Residente y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México, Marcia de Castro.

Como Naciones Unidas nosotros emitimos una nota en asociación a los casos de Iguala y nos sumamos y nos seguimos sumando en torno a la perdida y el duelo de los estudiantes afectados, también reconocemos el despliegue importantísimo de especialistas y profesionales en las áreas afectadas para entender qué pasó”, resaltó la funcionaria internacional.

En entrevista en el marco de la Inauguración de los Diálogos Públicos por un México Social en el Senado de la República, descartó que en México se viva un Estado fallido como lo afirmara este fin de semana el presidente de Uruguay, José Mujica.

México como parte de América Latina y el Caribe enfrentamos retos muy complejos, como el equilibrar desarrollo económico con desarrollo social, superar los déficits del bono social y el desarrollo que existe y no es fácil, pero desde la ONU nunca pensaríamos que México es un estado que no cuenta con todo para salir adelante”, apuntaló la comisionada.

Respecto a la escalada de violencia que se está viviendo en medio de las protestas por la desaparición de los 43 estudiantes guerrerenses, De Castro afirmó que las manifestaciones son los espacios para que la población exprese su dolor, opiniones y resaltó que en democracias como la mexicana la expresión colectiva es muy importante, sin embargo, aseveró que es importante que se trate de encuentros pacíficos.

Es importante que sean manifestaciones pacíficas que ofrezcan oportunidades de más diálogo e inclusión con vistas a buscar soluciones a los problemas, porque es muy difícil que en medio de los momentos que vive nuestra región no hayan manifestaciones y uno tiene que trabajar con los distintos grupos”, puntualizó.