MÉXICO, DF, 20 de octubre de 2014.- El padre Alejandro Solalinde señaló que la autoridad de la Basílica de Guadalupe no le permitió la entrada al recinto religioso para orar por los 43 normalistas desaparecidos en la ciudad de Iguala, Guerrero.

El católico comentó a Quadratín México que al momento de llegar a la Basílica se le prohibió realizar su acto a pesar de que se identificó y pidió el permiso necesario para subir al pleno y dar su mensaje.

“Llegamos junto con los padres, me identifiqué y en la oficina de la sacristía me indicaron que no podía acceder, ya que no estaba permitido, eso generó la molestia de los padres y de un servidor.

“Entiendo que a lo mejor la dirección, que lleva Enrique Glennie, envió el mensaje para que no pudiéramos realizar el acto, sin embargo, lo que más le disgustó a la gente fue que no se realizara una mención sobre sus hijos desaparecidos durante la homilía”, dijo Solalinde.

Además, reveló que él y los familiares tuvieron que instalarse en la parte final del interior de la Basílica, muy cerca de las puertas de salida, ya que fue ahí donde pudieron escuchar la misa.

Este lunes, el padre Solalinde se presentará en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada de Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) para leer un comunicado.

Después se trasladará a las oficinas centrales de la Procuraduría General de la República (PGR) para reunirse con el titular de la dependencia, Jesús Murillo Karam.