MÉXICO, DF, 15 de octubre de 2014.- Estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, consideran los informes oficiales en torno a los alumnos desaparecidos en Iguala como “una burla de las autoridades”, a las cuales les exigieron transparencia y veracidad en sus investigaciones.

En entrevista posterior al mitin realizado este mediodía a un costado de la Biblioteca Central, en Ciudad Universitaria, señalaron que el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, no sólo tendría que irse, sino “pagar por estos actos en contra de nuestra Normal”.

Durante la concentración, que reunió a miles de universitarios, aseguraron que no permitirán la desaparición de las escuelas normales del país.

“Desde años atrás han intentado cerrar las Normales Rurales ya que son las principales generadoras de la conciencia social y a este gobierno no le conviene que haya gente que organice al pueblo explotado.

“Entre las medidas que han emprendido ellos para poder callar son estas, las que vivimos el 12 de diciembre de 2011, el 7 de enero de 2014 y estas”, en referencia al asesinato de tres normalistas y la desaparición de 43 más.

Ahí, estudiantes universitarios manifestaron su apoyo a los jóvenes guerrerenses y exigieron la aparición con vida de los estudiantes desaparecidos.

Además, denunciaron la política de seguridad del gobierno federal “que criminaliza a la juventud organizada, a quien asesina y calla”.