CHILPANCINGO, Gro., 20 de agosto de 2014.- El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, señaló que la institución invierte más de 20 millones de pesos en el mejoramiento de los sistemas de seguridad, con el objetivo de que se puedan desarrollar las actividades con normalidad.

Esta acción se debe a que funcionarios han sido secuestrados y han recibido amenazas por parte del crimen organizado en los últimos meses.

Recordó que antes de iniciar el periodo vacacional, presuntos integrantes de una banda criminal se introdujeron a las instalaciones de la rectoría de donde se llevaron al director de Adquisiciones, Abraham Garay Velázquez, a quien extorsionaron, amenazaron y posteriormente dejaron en libertad, con la advertencia de que la institución debía cubrir una “cuota” mensual a ese grupo.

Asimismo, aunque no está plenamente confirmado, se habla de otro incidente en el que estuvo involucrado otro funcionario del que no reveló su identidad, por lo que se ha decidido aumentar el número de policías, construir nuevos módulos de vigilancia, instalar circuitos cerrados de vigilancia e incluso modificar horarios de actividades administrativas y docentes.

Saldaña Almazán destacó que para este fin se destinó una inversión superior a los veinte millones de pesos que no estaban presupuestados y adicionalmente se tendrán que erogar un promedio de 500 mil pesos mensuales para mantener esa nueva estrategia de seguridad.

Asimismo, el rector anticipó que muy probablemente queden suspendidos temporalmente los planes de expansión que tenía la institución para la región de la Tierra Caliente, ante el aumento de la violencia, donde incluso estaba contemplada la creación de nuevos campus.

El rector demandó mayor apoyo por parte de los tres niveles de gobierno para que la institución pueda llevar a cabo su tarea de impartir educación a más de 70 mil estudiantes en todo el estado, con tranquilidad y normalidad.