CHILPANCINGO, Gro., 5 de diciembre de 2014.- La Procuraduría General de la República (PGR) abrió una línea de investigación contra militares por la masacre del 26 de septiembre en Iguala, informó el vocero de los padres de familia de los 43 alumnos detenidos y desaparecidos en Iguala, Felipe de la Cruz Sandoval.

Según lo publicado por El Sur, por la insistencia de los padres para que abran nuevas líneas de investigación, las autoridades les informaron que ya iniciaron una sobre los militares de Iguala, para determinar sus responsabilidades.

Según las primeras versiones, los soldados sacaron a estudiantes heridos del hospital privado Cristina, a donde acudieron a pedir atención médica, aunque también se dice que los médicos fueron quienes negaron el servicio.

A pesar de que el Tercer Batallón de Fuerzas Especiales está a menos de 2 kilómetros de distancia de la balacera contra los normalistas, la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre los soldados llegaron horas después, y sólo a tomar notas, incluso los testimonios de los sobrevivientes dan cuenta de que los uniformados culparon a los jóvenes de los ataques que sufrieron.

Por otro lado, precisó que el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) todavía no llega al país para conocer el expediente y, en su caso, hacer recomendaciones a la PGR sobre protocolos internacionales para desapariciones forzadas.

Añadió que las autoridades ratificaron que les van a dar todas las facilidades para su labor, no obstante, los familiares insistieron en que van a esperar porque aún temen que en el momento decisivo, la voluntad que han expresado, quede en pura simulación.

Lee más en: http://suracapulco.mx/archivos/237743