CHILPANCINGO, Gro., 17 de junio de 2015.- Erika Lurhs, vocera del gobernador electo Héctor Astudillo, dijo que las acusaciones del presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, sobre presunto financiamiento de campaña a partir del crimen organizado, carecen de elementos y bases sólidas.

“Sólo son declaraciones dolosas, fuera de lugar, irresponsables e inmaduras (…). La contienda electoral terminó el 7 de junio y quedaron atrás las confrontaciones y la violencia”, comentó la vocera.

El PRD, dijo, se tomo 10 días para buscar algún argumento electoral que le permitiera impugnar; “a la fecha no hay una sola acta, incluso anunciaron que el pasado martes pondrían una denuncia, pero no ha sido presentada por que no tienen ningún elemento”.

Lurhs recordó al partido del Sol Azteca que Astudillo ganó por más de 80 mil votos; ganaron siete de las nueve diputaciones federales, la mayoría de las locales y los municipios y esto lleva un mensaje claro: “La ciudadanía votó por el PRI, por la tranquilidad y la seguridad”.

La vocera exigió a militantes perredistas que no enloden la elección en la que ellos también ganaron. El PRD “no estaba preparado para perder y con su actitud tampoco para ganar”.

Erika Lurhs concluyó que el gobernador electo, Héctor Astudillo, tendió la mano a quienes perdieron la elección para gobernador y a los 81 presidentes municipales electos; “se comprometió a trabajar en pluralidad y depende del PRD si le quiere tomar la palabra o no”.