ACAPULCO, Gro., 2 de diciembre de 2014.- Cinco hombres ingresaron al jardín de niños José Vasconcelos, ubicado en el poblado San Agustín, por Casas Palenque, donde preguntaron los datos personales de las maestras que laboran en esta institución durante una reunión de padres de familia.

Según lo publicado por El Sur, a partir de este hecho los docentes informaron que regresarán a clases hasta enero, pues según un primer reporte se dice que los hombres amenazaron para solicitar la entrega del aguinaldo de las maestras.

Este lunes, se suspendió la reunión que tendrían los maestros que están en paro por la inseguridad desde el 13 de noviembre, con autoridades del estado en la Secundaria Federal 1, que también se unió al paro, debido a que no asistieron funcionarios con capacidad de respuesta y los profesores indicaron que esperarán hablar con el gobernador Rogelio Ortega Martínez o el secretario de Educación, Salvador Martínez della Rocca.

Según padres de familia consultados, cinco hombres ingresaron a la escuela donde se llevaba a cabo una reunión de padres de familia con maestros, y comenzaron a preguntar a algunos padres sobre el horario de salida de la directora y las maestras.

Así como también sobre los salarios, el número de maestras que dan clases en la institución y como cuándo saldrían de vacaciones.

Los padres consultados indicaron que ayudaron a las maestras del preescolar a salir de la escuela, sin que nadie se enterara, por una puerta que se ubica en la parte de atrás del plantel, que va a dar a la calle trasera.

De igual forma ocurrió en la primaria Sentimientos de la Nación, que se ubica a un costado del jardín de niños, donde colocaron un letrero en la puerta de entrada y un candado, donde anunciaron fin de clases y la salida este lunes, a las 11 de la mañana.

Otros padres de familia consultados, que viven en dicha unidad habitacional, informaron que los maestros de la primaria no justificaron el anunció de fin de clases y que sólo indicaron que el regreso sería hasta enero.

El 28 de noviembre se informó que el reclamo por la inseguridad se ha extendido a otras escuelas de nivel básico, luego de que maestros han denunciado que están sufriendo asaltos dentro de los planteles y han encontrado cartulinas pegadas, exigiendo una cuota de 800 pesos por maestro.

Según los maestros que están en paro desde el 13 de noviembre, ya se analizaba la posibilidad de suspender clases y regresar hasta enero, porque el gobierno de Rogelio Ortega no está dando las condiciones de seguridad y se esperaba que para hoy, al menos 4 mil 500 maestros de 400 escuelas estarían en paro, por lo que sin clases habría unos 30 mil alumnos.

Lee más en: http://suracapulco.mx/archivos/235569