ACAPULCO, Gro., 09 de octubre de 2014.- La Fiscalía General de Justicia de Guerrero no puede actuar por sospechas, afirmó el su titular Iñaky Blanco Cabrera, respecto a los señalamientos de presuntos vínculos del gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, con la delincuencia organizada.

Durante una conferencia de prensa en el puerto de Acapulco, confirmó que son 30 personas las que se encuentran involucradas en la muerte y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre, se detuvieron 22 policías, 4 integrantes de Guerreros Unidos y 4 elementos más de la corporación, se buscan más involucrados que están prófugos.

También culpó al alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, de haber sido omiso en cuidar y preservar los derechos de los estudiantes normalistas. En este sentido, aseguró que está acreditado que el edil tiene una alta responsabilidad en el asesinato de seis personas, 25 lesionados y los 43 desaparecidos, por lo que se espera la revocación de su mandato y el Congreso de Guerrero le retire el fuero para ser detenido por homicidio, lesiones y desaparición forzada.

Es importante recordar que el mismo alcalde reconoció durante sus primeras entrevistas que prefirió seguir en un baile que investigar lo que estaba pasando la noche del 26 de septiembre en su municipio. Cabe señalar que dos de sus residencias una en Iguala y otra más en Acapulco ya fueron cateadas por las autoridades.

Iñaky Blanco mencionó que no podría informar si los 28 cuerpos calcinados encontrados en fosas clandestinas son de los estudiantes desaparecidos y tendrá que esperar a recibir los resultados de ADN, los cuales podría tardar de 15 días a dos meses.

De lo único que sí tiene certeza es de que de acuerdo a las investigaciones es que los policías que hoy se encuentran detenidos en un penal de alta seguridad en Tepic, son responsables de ataque a los normalistas de Ayotzinapa y a Los Avispones de Chilpancingo.