ACAPULCO, Gro., 4 de julio de 2014.- El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, reveló que la problemática de la violencia que se ha generado en los últimos días en Acapulco está relacionado con acciones de la Policía de Acapulco.

Entrevistado luego de la instalación de la bandera Blue Flag, el mandatario estatal dijo que se reforzarán las acciones de seguridad, tanto en Acapulco como en Chilpancingo, donde se han registrado más hechos de violencia.

Al ser cuestionado respecto a las acusaciones que un grupo delictivo le hizo a través de varias mantas que se colocaron en Chilpancingo, el gobernador dijo estar preparado para eso y para más, “así lo tomo y de ninguna manera eso me va amedrentar”, puntualizó.

Aguirre Rivero señaló que no se le investigará al alcalde Mario Moreno Arcos por los señalamientos que se le hicieron en las diversas mantas que se colocaron en la capital guerrerense. Indicó que en consecuencia se instalarán más Bases de Operaciones Mixtas en Chilpancingo y habrá mayor patrullaje para hacer frente a la delincuencia.

Sobre el tema de seguridad en Acapulco, aseguró que han identificado cual es la fuente principal de la creciente violencia.

Aseguró que en una primera etapa se liquidará a alrededor de 800 policías y se desarmará a la Policía Auxiliar de Acapulco.

Lo que sucedió en Chilpancingo fue la intervención de otro grupo delictivo, ustedes recordaran que había dos grupos, ‘Los Rojos’ y ‘Los Guerreros Unidos’. En el caso de Acapulco parece que está remitido en alguna medida a la propia policía”.