TEHUANTEPEC, Oax., 24 de marzo de 2016.- En Jueves Santo se realiza en el templo del barrio Lavorío en Tehuantepec la Penitencia del Centurión, que es una tradición que data de más de 150 años y se trata del pago de una promesa que un joven hace tras haber quedado sano de alguna enfermedad.

Para seguir con la tradición, en el centro del templo, hombres y mujeres velan una cruz ornamentada, mientras que en los costados, niños vestidos de ángeles y de Jesús se mecen en sus sillas, mientras “cuidan al santo”.

En el altar del templo, varias mujeres vestidas de negro velan una cruz. Se hincan, se persignan y en silencio invocan a la imagen para después de unos minutos retirarse y dar paso a los demás que esperan su turno.

La nota en Quadratín Oaxaca.