CHILPANCINGO, Gro., 21 de noviembre de 2013.- “La policía municipal de Acapulco prácticamente no existe, está totalmente contaminada, por lo que se tomarán las medidas necesarias para garantizar la seguridad en el municipio”, afirmó el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

Entrevistado al término de una gira por la capital, el mandatario aseguró que el estado se encuentra “tranquilo” y los hechos de violencia e inseguridad en varios municipios, “están siendo atendidos oportunamente en conjunto con la Federación”.

Negó que la Federación y el Estado pretendan imponer al secretario de Seguridad Pública de Acapulco, como se difundió hace unos días sino que se buscan alternativas para garantizar la seguridad en el municipio.

“Si estamos viendo que constantemente se presentan asesinatos, las instituciones debemos hacer algo y hoy, hay que reconocer que la policía municipal de Acapulco prácticamente no existe, está contaminada en su mayoría”, señaló.

“No es por imponerle un nuevo titular de la Secretaría (de Seguridad Pública) al Ayuntamiento, he sido y seré sumamente respetuoso de la autonomía municipal, es más bien buscar un acuerdo en donde podamos concitar medidas que favorezcan a la seguridad en el municipio”.

Aguirre Rivero aseguró que en los municipios de Leonardo Bravo (Chichihualco) -donde se registraron balaceras en los últimos días- y de Apaxtla, -donde el alcalde decretó toque de queda-, los gobiernos federal y estatal han desplegado elementos para garantizar la seguridad de los habitantes.

“Hay varios grupos (de diversas fuerzas) que no solo están en las cabeceras, sino en comunidades”, dijo.

En torno a la imposición del toque de queda, consideró que el alcalde Efraín Peña, “tendrá los elementos para justificar esa decisión” y negó que el gobierno o el Congreso consideren aplicar algún procedimiento sancionatorio por ello.