ACAPULCO, Gro., 1 de enero de 2016.- El papa Francisco ha lamentado “la multitud de formas de injusticia y de violencia que hieren cada día la humanidad”.

 Ha descrito un mundo plagado de maldad, de violencia y de odio que provocan “víctimas inocentes” y ha recordado a los refugiados, a quienes huyen “de la guerra, del hambre, de la persecución” y están “dispuestos a arriesgar su vida con tal de que se respeten sus derechos fundamentales”.

 Según publica en su portal El País, durante su primera misa del año, dedicada a la Jornada Mundial de la Paz preguntó “¿cómo es posible que perdure la opresión del hombre contra el hombre, que la arrogancia del más fuerte continúe humillando al más débil, arrinconándolo en los márgenes más miserables de nuestro mundo?”

La nota aquí.