ACAPULCO, Gro., 30 agosto de 2015.- El líder estatal de Grupo Guerrero (GG) del PRD, David Jiménez Rumbo, manifestó que la tarea de esta corriente será buscar a los compañeros “lastimados” y “dolidos” que se fueron a otros partidos de izquierda a que regresen al Sol Azteca para combatir al PRI.

Durante la asamblea de refundación de Grupo Guerrero, que contó con el espaldarazo del gobernador Rogelio Ortega Martínez, Jiménez Rumbo convocó a un frente de izquierda a aquellos militantes que se fueron a otros partidos como Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Movimiento Ciudadano (MC) y lo que queda del Partido del Trabajo (PT) para las elecciones de 2018 y que aquellos que actualmente se encuentran “felices”, sean “los que estén llorando en el próximo proceso electoral”.

El dirigente llamó a hacer un gran movimiento de oposición nacional y así evitar lo que sucedió en las elecciones de 2015 en las que el PRD se mostró como una fuerza “aislada”.

David Jiménez se dijo dispuesto a lograr alianzas con Celestino Cesáreo Guzmán, que antes formaba parte de su grupo y ahora impulsa la corriente Alternativa Democrática Guerrerense (ADG), para fortalecer al partido.

Por su parte, el dirigente de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) Héctor Bautista López, afirmó que pese a las diferencias entre los grupos al interior del PRD, debe haber unidad, pues de no ser así, el partido ya no sería viable en Guerrero. “Nos podemos pelear pero hasta ahí la dejamos”, declaró.

En la reunión estuvieron presentes, el presidente municipal electo de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre; el alcalde de Tecpan de Galeana, Crisóforo Otero Heredia; el hijo del extinto líder perredista Armando Chavarría Barrera, Omar Chavarría Obeso, entre otros políticos guerrerenses.